Logo MeisterWerke
...

Perfeccionamiento de las superficies

   

Aceitado o barnizado: perfeccionamiento de la superficie de parquet y Lindura 

La madera es una materia prima natural y valiosa que, con total respeto y sensibilidad, transformamos en algo muy especial. Nuestros perfeccionamientos especiales de las superficies con aceites o barnices de gran calidad subrayan el carácter de cada una de las maderas y las protegen de manera sostenible. Las diferentes variantes de perfeccionamiento de las superficies tienen características muy distintas.


Barnizado

El barnizado es un tratamiento de superficies especial que hace que nuestro parquet Longlife y el suelo de madera Lindura sean especialmente resistentes y fáciles de cuidar. El sellado de barniz Duratec Plus está formado por un total de siete capas. La mezcla del barniz en capas individuales y su disposición tiene en cuenta que los suelos de parquet se pulen eventualmente. La estructura completa está constituida por un barniz acrílico de endurecimiento por rayos UV, exento de formaldehído y ecológicamente inofensivo. El barnizado está disponible en tres impregnaciones ópticas de barnizado normal, barnizado de alto brillo y barnizado mate. Los suelos barnizados tienen una superficie ligeramente brillante que les da una apariencia noble. Un barnizado de alto brillo proporciona un aspecto muy lujoso; por el contrario, el barnizado mate hace que destaquen en particular muchos tipos de madera. De este modo, consiguen un atractivo cálido y natural.


Aceitado natural

Los aceites y las ceras naturales son la base de las superficies con aceitado natural de nuestro parquet Longlife. El acabado Weartec® Nature penetra profundamente en la madera y forma una superficie protectora de transpiración activa. Esta forma de perfeccionamiento consigue un aspecto natural con un brillo discreto, acentúa el veteado y la estructura, regula la humedad y procura un clima sano en la habitación. Todos los suelos de parquet Longlife y Lindura con superficie Weartec® Nature han sido tratados y están preparados para su aplicación en el ámbito del hogar, y después de la colocación solo es necesario cuidarlos con un aceite protector en entornos comerciales o con mucho desgaste (p. ej., pasillos o cocinas). No obstante, la superficie con aceitado natural precisa un cuidado regular, que confiere al suelo una pátina natural y proporciona una resistencia extraordinaria. Si es necesario, el suelo puede aceitarse sin tener que pulirlo y puede rectificarse parcialmente.